Casi Pierdo mi boca

Todos sabemos en la que estamos.  Deberíamos estar lavándonos las manos cada vez que podemos y dejar de estar saliendo.  Hoy oficialmente cumplo 21 días corridos sin salir, porque la última vez tuve que salir fue para reportarme al trabajo.  ¿Cómo va tu cuenta? ¿Cuántos días llevas tú? Déjalo en los comentarios, sólo son presentamientos míos.

Resulta que con todo esto de estar en casa 24 horas al día, la verdad es que no hay mucho que perder y hay tiempo demás para hacer cosas.  La cocina es uno de mis fuertes, ahora.  Tengo que aceptar que en el pasado era EL DESASTRE HECHO REALIDAD.  Se me quemaba hasta el agua, literalmente.

Cocina superada hace unos años podemos escribir este ensayo.  Tengo como idea dejarles algunas recetas que he aprendido con los años y que pienso que cualquiera debería conocerlas.  Ya veremos como nos va eso, pero por ahora hablemos de los benditos limbers.

Una de estas noches cualquiera, todas son iguales, todas se parecen ya no sé ni que día realmente es. Le digo a JP que al otro día iba a hacer limbers.  Me levanté feliz, porque tenía un plan conciso de lo que me esperaba y lo que iba a hacer. ¡¡Manos a la obra!!

Empiezo a mezclar cosas. Leche de coco, de pote porque tengo un montón de patio ahora, pero ni una palma, y azúcar. Listo, limber de coco.  Leche de coco que sobró del anterior y cuatro fresas.  Listo, limber de coco-fresa.  Leche de coco y canela.  Listo, limber de tembleque.  Las cosas parecían ir muy bien a decir verdad.

JP, mi esposo con los tan polémicos limbers.

Aquí yo consigo unos paquetitos de pulpa de la fruta, no sé si eso se consigue en cualquier lugar.  Así que comencé a mezclar saquitos de frutas, con las pocas frutas que me quedan desde la última vez que salí a comprar, hace 21 días.  Pulpa de mango sola.  Listo, limber de mango.  Voy a dejar de escribir eso, ya entendieron el punto.  Pulpa de mango y fresa.  Pulpa de Guanábana. Finalmente, el último… lima.  Tengo que explicarme aquí para que tenga sentido la barbaridad que hice.

Cuando estaba estudiando mi maestría, trabajaba en una oficina médica.  Mi compañera de trabajo era una viajera frecuente.  Uno de sus viajes fue a Tailandia.  Al llegar de su viaje me contó sobre una receta que a mi me pareció mágica.  Era algo que yo nunca hubiese intentando si ella no me lo hubiese dicho.

La receta consiste de estos ingredientes por si quieres intentarlo.  No te vas a arrepentir, sabe rico y no estamos acostumbrados a comer así.  Necesita maní, coco rallado tostado, miel, hojas de lechuga y lima picadita en pequeños cuadritos.  A la lima no le quitas la cascara.  Si, es con todo y la cascara.

Vas a tomar la lechuga y adentro le vas a poner un poquito de todos los ingredientes.  Como si fuese un taco, te lo comes.  Es una combinación de sabores exquisita.  Trátenlo, o esperen a ir a Tailandia después de esta cuarentena y lo prueban allá, como quieran.

Photo by zibik 

Luego de ser testigo de que puedes comer la lima con cáscara y que sabe súper rica no me quedó duda de que podía usarla así en otras recetas.  Así que el día de los limbers esa idea resurgió.  No sé cómo llegó, pero me pareció obvio y prudente.

Tomé la batidora dónde estaba haciendo todas mis mezclas.  La enjuague y comencé con los últimos dos limbers que haría.  Lima y finalmente lima-fresa.  ¡¡Ay Señor!!

Eché agua, azúcar y busqué la lima en la nevera.  Me dispongo a cortarla a la mitad para exprimir el jugo en el envase.  De pronto, no sé de dónde llegó la gran idea de echar la lima entera en el envase.  Así como lo oyen, digo como lo leen.  Yo muy segura, recordando la última vez que hice la receta que me enseñó Anairy.  La comí en mi hora de almuerzo en uno de esos días locos del cuido en el que agradeces que a las cinco de la tarde ponchas y que otro bregue con el reguero.

Mi seguridad se apropió de mí.  Hice lo propio con mi famosa mezcla.  La eché en dos envases pequeños de plástico de cinco onzas, que es lo que tengo, porque no puedo salir.  Luego seguí con mi segunda mala decisión y fue hacer el limber de lima-fresa.  Con lo que me quedó en el recipiente le añadí unas cuantas fresas y un poquito más de azúcar y a Dios que lo Bendiga.

Muy emocionada le tomé foto a mi producción de limbers.  Le envié la foto a mis amigas.  Les recomendé alguno de los sabores que hice y además pensaba que estaba haciendo una labor comunitaria dándoles una idea para hacer algo distinto.

Hoy al mediodía nos dispusimos a comernos el primer limber.  Yo escogí coco y JP escogió el de lima.  Mientras disfrutaba mi súper limber, cremoso y con sabor a coco de pote le pregunto a JP sobre el suyo.  Me dice, bueno, no es mi favorito.

Yo muy orgullosa de lo que había hecho le digo; “¿sabes como lo hice?”  Pues le eché el limón completo. Sabes, como la receta que Anairy me enseñó.”  JP se queda mirándome como que, ya entiendo porque esto sabe así.  Sin embargo, el no me dice que está muy malo, sólo que no es su favorito.

Rápido lo abusurdo en mi cerebro le contesta; “JP eso debe ser porque a ti no te gusta tanto la lima, pero bueno no todo le puede gustar a todo el mundo, ya tu tendrás tu favorito.”   Yo soy de las personas, no se si hay más personas así, pero somos bastantes en este mundo así que asumo que debe haber alguien más, que le echa limón y lima a todo lo que puede.  Le echo desde los tostones hasta el arroz.  ME ENCANTA.

Photo by Glen Carrie

Allí quedó todo aquello.  Hasta que llegó la noche y le pregunto a JP si quiere otro limber.  Me contesta que si.  Busco para los dos.  Uno de tembleque para él y uno de lima-fresa para mi.  Nos sentamos.

Aquello fue la revelación del año y aún estamos en abril.  Me empiezo a comer mi limber y allí mi cerebro fue para atrás como una película la pregunta a JP de cómo estaba su limber.  “No es mi favorito.”  Tengo un esposo que me ama demasiado.

¡¡¡ESE LIMBER ESTABA FATAL!!!  Era como si tomaras la lima y le dieras un mordisco así.  ¿Haz chupado alguna lima?  Que te deja como un ardor en los labios.  Así mismo era. Yo tenía fuego en mis labios y llevaba como dos bocados. Le digo, “realmente no sé como te pudiste comer eso”.  Ya sé que la receta de Anairy es perfecta, pero para lo que ella me dijo, no para yo estar inventando, tratando de echarle limas enteras a las cosas.

Todavía JP no había entendido que le eché la lima entera.  Él pensaba que era la lima, pero sin la cáscara.  ¡¡¡Benditoooooo!!!

Fueron un desastre, casi pierdo mi boca en el intento de no aburrirme en la cuarentena.  El resto no sé como está porque aún no los probamos.  El de coco y el de tembleque no quedaron malos, al menos. 

¿Qué aprendí?  No debo estar mezclando recetas algarete.  Hay cosas que funcionan para unas cosas y para otras no tienen ni sentido. Que mi esposo me ama mucho más de lo que me imaginaba.  Finalmente, que no le eches una lima entera a NADA.  La única excepción que se me ocurre es a las limonadas y al agua con lima porque NO- TE- LA- VAS- A – COMER.

También esto me enseña que a veces tenemos las mejores intenciones en nuestra vida y terminamos arruinando cosas en el proceso.  ¿Lo peor?  Que a veces no nos damos cuenta porque nos aman tanto que no nos lo dicen.  No es hasta que pasamos por la experiencia, años después, que entendemos por lo que hicimos pasar a esa otra persona.

Esto va desde como tratamos, como corregimos y como vamos llevando la vida.  Respiremos antes de hablar y antes de mezclar cualquier cosa que nos guste, pero que no sabemos como queda con eso, pasemos por el proceso nosotros primero.  La vida es una, y con todo lo que esta sucediendo no sabemos ni cuanto tiempo más nos queda.

Aprovechemos este tiempo en familia.  No hagamos mezclas que no son necesarias.  No porque funcionó con fulanito, va a funcionar con tu hijx.  No porque a tu ex le gustaba eso, a tu novio actual le va a encantar.  No porque te parece una buena idea, a los demás les va a precer igual.

Lxs dejo, hasta la próxima semana.  Vamos a ver que me tiene la cuarentena preparado.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.